General

EEUU impone nuevas sanciones a Irán por sus últimas pruebas con misiles de crucero

3 Febrero 2017

Trump convierte al régimen iraní en el objeto de las primeras sanciones de su Administración. Obama había sopesado hacerlo, pero no quería dañar el acuerdo nuclear

El Departamento del Tesoro de EEUU ha anunciado el establecimiento de nuevas sanciones contra Irán como respuesta a la prueba de nuevos misiles por parte del régimen iraní, que, según los servicios de inteligencia de Alemania (los primeros en dar la voz de alarma), tendrían capacidad para llevar una carga nuclear. Las sanciones están dirigidas a varios individuos y entidades iraníes presuntamente implicadas en el suministro de material para esta prueba. Estos materiales, según EEUU, no forman parte del acuerdo nuclear alcanzado con Irán en 2015, y por lo tanto serían ilegítimos.

“El continuo apoyo de Irán al terrorismo y el desarrollo de su programa de misiles balísticos supone una amenaza a la región, a nuestros socios en todo el mundo, y a los Estados Unidos”, ha declarado John Smith, director en funciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro. “La acción de hoy es parte de los esfuerzos en marcha por parte del Tesoro para contener la actividad maligna de Irán en el extranjero fuera del marco del JCPOA [las siglas en inglés de Joint Comprehensive Plan of Action, como se conoce al acuerdo nuclear]. Seguiremos aplicando activamente todas las herramientas en nuestra mano, incluyendo las sanciones financieras, para hacer frente a este comportamiento”, ha subrayado.
Los proyectiles que han motivado las sanciones son misiles de crucero Sumar, que tienen un alcance de 2.000 a 3.000 kilómetros, lo que, sumado a su capacidad de portar una carga nuclear, los convierten en altamente preocupantes para Europa y EEUU. Según expertos militares, son más difíciles de detener que los balísticos, porque pueden volar a menor altitud y evadir los radares. En la prueba realizada esta semana, el misil voló unos 600 metros.